TODOS CELEBRARON LOS 20 AÑOS DE PASIÓN POR UN AVIVAMIENTO

En medio de un ambiente de fiesta, el Centro Mundial de Avivamiento se vistió de gala para la celebración de los 20 años del Avivamiento; en cabeza de los Pastores Ricardo y Ma. Patricia Rodríguez, anfitriones del evento quienes recibieron a visitantes de todo el mundo que se dieron cita en esta ocasión para agradecer a Dios por este tiempo de visitación del Espíritu Santo.

La noche del viernes 22 de octubre estuvo llena de sorpresas y de buenas noticias. Comenzando por la presentación oficial de - La Ciudad Avivamiento - donde toda la Iglesia está dispuesta como una ciudad literalmente para acoger tanto a los miembros del Centro Mundial de Avivamiento, como a los cientos de visitantes que cada fin de semana buscan al Espíritu Santo en Bogotá - Colombia.

En la celebración hubo espacio para tiempos de alabanza y adoración, además de un recorrido por la historia detrás de estos 20 años de ministerio de los pastores Rodríguez, quienes recibieron un homenaje en una Calle de Honor preparada por los integrantes de la Infantería de Marina de Colombia.

Los pastores Ricardo y Ma. Patricia Rodríguez explicaron por medio de un acto profético la manera en como conocieron al Espíritu Santo para posteriormente darlo a conocer a su familia y ministerio, y de esta manera presentar esta realidad de la Presencia de Dios a la Iglesia “llevando la Luz de Cristo a todo el mundo” para cumplir con La Gran Comisión que el Señor Jesucristo dejó a los creyentes.

Acto seguido, el Pastor Ricardo compartió un poderoso mensaje acerca de la importancia de disponernos para confiar plenamente en Dios y de esta manera ver su poder en nuestras vidas y ministerios, del mismo modo en el que el Avivamiento de Bogotá lo ha vivido a lo largo de estos 20 años. Después de esto, todos los asistentes hicieron un pacto con Dios para creer en Él y rendir la voluntad propia a la dirección del Espíritu Santo como Pastor de este Avivamiento.

Finalmente, una cena dio espacio para que todos juntos disfrutaran de un tiempo para departir y festejar en acción de gracias por este poderoso fluir de la Presencia de Dios sobre este Avivamiento sin precedentes en el mundo.

“EL TIEMPO DE LA CANCIÓN HA LLEGADO A NUESTRO PAÍS”

Es un tiempo poderoso lleno del cumplimiento de las promesas de Dios. La Iglesia de Jesucristo ha llegado después de muchos años a ocupar lugares importantes en la sociedad. Esta fue la prédica que el Pastor Ricardo Rodríguez compartió en el marco de la celebración del Aniversario No. 20 del Centro Mundial de Avivamiento, el mensaje fue claro, este nuevo tiempo no sólo es para Colombia, sino para el pueblo de Dios en todo el mundo.

Dios quiere acercarse a nosotros pero es imposible que Él pueda moverse en nuestra vida a menos que nos rindamos a Su voluntad y a menos que confiemos en su poder en todas las áreas de nuestras vidas.

Si cada uno de nosotros tomamos la decisión de confiar en el Espíritu Santo, Él puede mostrar Su Gloria y transformar radicalmente todo nuestro ser. Pero nos da tres características propias de alguien que puede tomar la bendición en este tiempo:

·         Circuncidados de corazón  - (Arrepentimiento)

·         Una cerviz fácil de mover – (Obediencia)

·         Confiar en el Espíritu Santo – (Fe)

Hay un punto en la vida de todos en el cual debemos rendirlo todo delante de Dios. Presentando nuestras vidas para que Él se mueva con libertad, renunciando a todo aquello que interfiere en nuestra relación con Dios y confiando en Su obra en todo lo que somos como Sus hijos.

Tenemos la obligación de tomar esta palabra no sólo para la vida diaria, es nuestro deber llevar esta realidad a nuestra casa, iglesia y cada lugar donde vayamos para cumplir el propósito de Dios con cada uno de nosotros.

Como dice el libro de Cantar de los Cantares “El tiempo de la canción ha llegado a nuestro país”; más que el lema de este mensaje del Pastor Ricardo Rodríguez es una realidad espiritual poderosa que cobra mayor sentido con el pasar de los días en el Avivamiento de Bogotá, dándonos a conocer los planes maravillosos que tiene Dios con todo aquel que decide ser un Buscador de Su Presencia y todo lo que esto conlleva: un compromiso, un pacto de seguirlo con todo nuestro ser.